Proyecto KUEÑ FOAS!

Apúntate

Kueñ Foas es un puente entre niñas y niños de Guinea Ecuatorial y España para el desarrollo global.

¡Quiero saber mas!

LA HISTORIA DEL PERRO. (NLANG NVU)

Una historia de: Cuentos de Guinea

Autor:

 El perro vivía con su padres y con su familia hasta que, al hacerse mayor, se fue de viaje en busca de esposa. A pocos kilómetros de su poblado encontró una bellísima criatura. Habló con ella y quedaron de acuerdo para celebrar su boda.

 A la mañana siguiente, la madre de la novia tenía que ir a la finca a trabajar, así que pidió a la pareja que mientras ella estaba fuera prepararan una calabaza para la comida. El perro iba troceando la calabaza y dejaba los pedazos en un plato. La novia, en cambio, cogía los pedazos y se los comía. El perro se cansó y le dijo: -No está bien que te comas los trozos de calabaza. ¿Qué es lo que tendrá que cocinar tu madre, si tú te lo estás comiendo todo?

Ella se enfadó mucho y comenzó a decir en voz alta: -¿Quién te ha dado permiso para decirme eso? ¿Quién te ha dado permiso para decirme eso?

Fue repitiendo una y otra vez la frase hasta que, al cabo de un rato, cayó muerta al suelo.

El perro quedó asombrado de lo sucedido y fue corriendo hacia la casa de la palabra, donde el padre de su novia estaba amontonando leña para hacer el fuego. Le explicó lo que había ocurrido y el padre se enfadó mucho. Entonces comenzó a repetir la misma frase que había dicho su hija, hasta que el padre también cayó muerto al suelo.

El perro asustado no sabía qué hacer, así que corrió hasta la finca donde trabajaba la madres de su novia para contarle lo ocurrido. Al encontrarla, le dijo lo que les había sucedido a su marido y a su hija. La madre reaccionó violentamente y comenzó a gritarle enfadada: - ¿Quién te ha dado permiso para decirme eso?

Y empezó a repetir las mismas palabras una y otra vez, hasta caer muerta igual que su hija y su marido.

El Perro, entristecido, sin saber muy bien lo que sucedía, decidió volver a su casa. Por el camino iba encontrando gentes, y si les contaba lo ocurrido, todos reaccionaban diciendo “¿Quién te ha dodo permiso para decirles eso?” y caían muertos.

Al llegar a la casa, su madre se extrañó de que volviera y le preguntó: - ¿Cómo es que no has traído una novia para casarte con ella? . EL perro estuvo a punto de contar lo ocurrido, pero recordó todas las muertes que aquella frase había provocado, y sólo balbuceó: guau, guau, guau.

Pasó mucho tiempo. El perro jamás volvió a hablar por miedo a que, si lo hacía, muriese más gente, y por eso siempre repite: guau, guau, guau.

                                       Narración oral de la cultura Fang.

Esta historia ha sido leida 2607 veces
Sin comentarios
El rincon de Magaz
Hablamos de
Usuarios famosos

C/ Hacienda de Pavones, 5 28030 Madrid (España) Tlf: 91 328 80 00

Qué es Kueñ Foas! | Cómo participar | Contacto | Aviso legal