Proyecto KUEÑ FOAS!

Apúntate

Kueñ Foas es un puente entre niñas y niños de Guinea Ecuatorial y España para el desarrollo global.

¡Quiero saber mas!

LA FLAUTA QUE HACÍA BAILAR

Una historia de: Cuento tradicional español

Autor:

Había, hace muchos años, un campesino que tenía tres hijos. Se dedicaba a cultivar sus campos y los dos hijos mayores eran los encargados de vender sus productos en el mercado de la ciudad. El hijo más pequeño, Juanillo, era muy alegre y bueno. Su padre lo mandó de pastor a las montañas cercanas con un rebaño de ovejas.

      Un día, cuando estaba llevando las ovejas a una ladera donde crecía una hierba muy fresca, se encontró a un lobo herido porque una piedra le estaba aplastando una de sus patas.

     - Juanillo, Juanillo... - gritó el lobo- Ayúdame y te prometo que no molestaré más a tus ovejas.

     Juanillo corrió hacia el lobo y, sin pensarlo, levantó la piedra y curó la herida de su pata. El lobo, en agradecimiento, le llevaba todas las noches ramitas para que pudiera hacer una pequeña hoguera, al lado de la cual dormían los dos. Una tarde trajo un palo que tenía un brillo especial.

     - Juanillo- le dijo el lobo- yo creo que este palo no lo has de quemar porque creo que es mágico.

    - De acuerdo -le contestó el pastor- haré con él una flauta y así podremos divertirnos todos.

           El palo sí que tenía que ser mágico, pues cada vez que Juanillo tocaba su flauta, todos los animales y las personas que estaban a su lado se ponían a bailar. Pero aunque tocara y tocara, las ovejas no adelgazaban con tanto baile, sino que cada vez estaban más hermosas.

    Los demás pastores de la zona se enteraron de lo que hacía Juanillo y todos llevaron sus rebaños cerca del suyo para que pudieran oír su música.

    Cuando llegó el otoño y bajaron al pueblo, todos se quedaron asombrados de los gordos y fuertes que estaban los rebaños.

    Al poco tiempo, la hija de un campesino rico de la comarca enfermó: se puso muy triste y no quería comer. Su padre prometió que quien alegrara a su hija se casaría con ella y heredaría todos sus campos. El padre de Juanillo pensó que era un buen momento para intentar casar a uno de sus hijos con ella. Llenó un saco de las mejores manzanas de su huerto y le dijo a su hijo mayor:

   - Lleva este saco de frescas manzanas a la hija del campesino rico y, si consigues que se ría y las coma, te podrás casar con ella.

   Cuando iba hacia la casa del campesino rico se encontró con el lobo, que le preguntó:

- ¿Dónde vas y qué llevas en el saco?
 
- Voy donde no te importa y en el saco sólo llevo ratones -le contestó el hermano mayor.

Cuando llegó a casa del campesino y su hija abrió el saco, todas las manzanas se habían convertido en ratones. El campesino le echó de su casa muy enfadado.


  Al día siguiente, el padre de Juanillo llamó a su hijo mediano:

- Lleva este saco lleno de olorosas naranjas e intenta tener mejor suerte que tu hermano mayor.

El hermano mediano se echó el saco al hombro. Caminando hacia la casa del campesino rico también se encontró al lobo, que le preguntó:

- Dime, hermano mediano, ¿dónde vas y qué llevas en el saco?

- A ti no te importa dónde voy –le contestó- y sólo llevo moscas más feas que tú.

 Cuando abrió el saco delante del campesino rico y de su hija, sólo moscas salieron de él. También se enfadaron mucho y le mandaron de vuelta a su casa.       

 Al día siguiente, el padre llamó a Juanillo:

- Mira a ver si tienes más suerte que tus hermanos y lleva este saco de peras a la hija del campesino rico.

 Al igual que sus hermanos, cogió el saco y se fue por el camino. En la valla le estaba esperando el lobo, que le preguntó:

 - Juanillo, ¿qué llevas en ese saco tan grande y dónde vas?

- Voy a ver al campesino rico y a su hija; les llevo unas peras muy grandes de nuestro huerto y si consigo que ella las coma y se ría, se casará conmigo.

 Al llegar a casa del campesino, las peras habían crecido tanto que no las podía sacar del saco. Cuando vio que el campesino se empezaba a enfadar, cogió su flauta mágica y se puso a tocar. Al momento, todos muy contentos, empezaron a bailar; hasta las peras bailaban mientras salían del saco.

       Al dejar de tocar, la hija del campesino estaba tan cansada que cogió una pera y se sentó a comerla muy sonriente. El padre de la muchacha abrazó a Juanillo, diciéndole:

- Pensé que me ibas a gastar una broma de mal gusto como lo hicieron tus dos hermanos. Pero has hecho comer y reír a mi hija y mañana mismo os casaréis.

       Al día siguiente se celebró la boda y nunca más estuvieron tristes, pues la música de la flauta de Juanillo curaba todas las penas.

Esta historia ha sido leida 3137 veces
Sin comentarios
El rincon de Magaz
Hablamos de
Usuarios famosos

C/ Hacienda de Pavones, 5 28030 Madrid (España) Tlf: 91 328 80 00

Qué es Kueñ Foas! | Cómo participar | Contacto | Aviso legal